más de 15 años de ser swingers

Más de 15 años de ser swingers y...

Mientras que yo añoro, la expectativa de un fortuito descubrimiento en el playroom, Mariana disfruta la certeza de saberse parte de una comunidad sólida. Para los dos, el swinging es esencial tanto en nuestra vida como en nuestra relación de pareja, pero es gracioso que, incluso en esto, tengamos aproximaciones tan diversas. Ella se considera en la edad de oro de nuestro lifestyle; tiene a su alcance lo mejor de dos mundos: la seguridad de un clan confiable y la profusa promiscuidad de la vida sibarita. Yo, en cambio, aunque ahora me siento más sabio y más feliz, no dejo de echar de menos la emoción de aquellos primeros encuentros en los que no sabíamos lo que podía ocurrir.

Nuestra vida swinger es, excusarán el oxímoron, bastante convencional. Vamos, que tengo entre cuatro y cinco parejas sexuales, pero soy muy monógamo con todas ellas. Cierto, de vez en cuando, mi mujer y yo salimos de la zona de confort y nos dejamos ligar por otra pareja, una que esté fuera de nuestro círculo cercano, y eso añade versatilidad a nuestro conteo de aventuras eróticas, pero en general, la manera en la que vivimos la poligamia es una ampliación xerox de la forma en que los vainillas viven la fidelidad conyugal. Ellos repiten, casi siempre, el mismo ritual de cortejo que desemboca en grato encamamiento con una persona a la que quieren y en quien confían. Nosotros, repetimos, casi siempre, los mismos rituales de cortejo que desembocan en gratas orgías con personas a las que queremos y en quienes confiamos.

Por eso, ya no sé cómo se llama lo que hacemos. El Signore Medici dice, y yo coincido con él, que cuando pasamos el finde con La Cofradía, se trata, más bien, del un émulo anacrónico de comuna hippy que de una experiencia swinger. Y justo ayer Mariana me decía que, contraviniendo lo dispuesto en nuestro reglamento liberal, ella no tendría inconveniente en dejarme ir a jugar, sin su supervisión,  con otras parejas siempre y cuando, y en esto fue muy enfática, pertenecieran al "ambiente".  Con ellos sí, pero con las guapas de mi trabajo, nada. Y eso tiene una razón de ser: la gente del medio es confiable, comparte con nosotros un código ético que le da la certeza de que estamos todos en la misma página. Al final, de lo que se trata nuestra forma de vida es de eso: de coger con gente en la que crees. Nada muy distinto de lo habitual ¿cierto?

Este es uno de esos posts, en los que lo que hago es pensar en voz alta. Y me viene a la cabeza que hace ya varios años, escribí otro artículo que preguntaba ¿Seremos swingers? En aquél pasado remoto, habíamos tenido nuestra buena dosis de sexo compartido, pero aún nos debatíamos si éramos lo suficientemente pirujos como para autodenominarnos swingers. Un buen día lo decidimos y convertimos "Jardín de adultos" en algo así como el Centro Nacional de Información para Parejas en Busca de Variedad Sexual, NICFCSSV, por sus siglas en inglés. Desde entonces, no sólo somos swingers sino que además, optamos por tomar muchas decisiones de vida de acuerdo a lo convenientes o no que resultaban para uso y disfrute de nuestra inusitada sexualidad.

Ahora me pregunto si lo seguimos siendo, si el casillero sw es lo bastante amplio como para dar cabida a una serie de relaciones entre parejas que van mucho más allá del plano sexual. No somos los únicos, claro, la mayor parte de las personas que conocemos y que han meneado el abanico durante mucho años, nos han contado que también se han acostumbrado a los mismos lugares y a compañeros de juego más o menos estables. No lo sé. Tal vez me estoy haciendo viejo, y empiezo a buscar cálidas madrigueras bajo las faldas de algunas en cuyo regazo descubrí, hace varios años, las delicias del sexo compartido.

Dominique Agius by L'istante monocromático


Share on Google Plus

About Diego (siempre con su Mariana)

Diego y Mariana se conocieron hace un suspiro de dos décadas. Se quedaron juntos y aprendieron, a la buena y a la mala, las mil maneras de construir una relación. Pronto se dieron cuenta de que el sexo era el más emocionante laberinto y decidieron navegar sus rincones en pareja. Empezaron a escribir lo que les sucedía, sólo porque parecía lógico. Se sentía divertido y así descubrieron que la participación de los demás ayudaba a que las sensaciones estallaran con mejor algarabía. Les gusta jugar con otros. Les gusta follar con otros y les gusta que otros vengan a visitar su Jardín, lo exploren y se vuelvan, al leerlo, compañeros de aventuras.

3 comentarios :

nosotros dos dijo...

hola, chicos...
un tema interesante... porque cada pareja lo vive a su manera y no existe una receta.
Nosotros tenemos una sola pareja amiga (tenemos muchas conocidas, pero amiga... sólo una) con la que compartimos muchos de los encuentros pero no existe compromiso alguno. Podemos coincidir en un encuentro o no. Intentamos siempre sumar parejas nuevas. Nuestra experiencia es que de otro modo se va perdiendo la adrenalina de la novedad y se cae en el encuentro rutinario.
Alguna vez pensamos, en nuestros comienzos, en tener un "grupo estable", pero, como siempre, lo cómodo, lo relajado, no se lleva con lo estimulante, no tiene el placer de lo desconocido que puede dar "renovar" permanentemente el grupo, por eso, hoy preferimos la "variedad"
besos desde buenos aires de
nosotros dos

Diego (siempre con su Mariana) dijo...

Hermosos:
Nos encanta que vengan de vez en cuando a visitarnos y nos dejen sus comentarios, siempre inteligentes y atinados.

Besos chilangos.

Ivan y Lia dijo...

Ahh.. aquellos días en los que no sabía qué podía pasar y generalmente terminaban en decepción. Aunque la excitación y la aventura de un posible nuevo encuentro, o no, pagaban ya de por sí la decepción. Pero también hubo unas pocas sorpresas lindas, que terminaron en el mismo grupo de 5 o 6 parejas con quienes mantenemos, al igual que ustedes, esa monogomia de promiscuos. Aquellos con quienes nos sentimos pares, que compartimos sexo, nudismo o simplemente unas copas. Aquellos a quienes recordamos en cada viaje, en cómo disfrutaríamos si estuvierámos con ellos, conociendo gente "par" de otros rincones del mundo. Varios posts de Jardín de Adultos me hacen sentir que esto es un proceso parecido en todas partes, desde el noviciado de los primeros días, hasta la experiencia de los dos o tres lustros.
Besos desde Asunción...

Aleatorias del pasado