Intercambio de parejas 3.0


Aunque la mejor forma de comunicación virtual con otras parejas interesadas en el swinging es por medio de redes sociales cerradas especializadas, es innegable que el mundo gravita hacia otras maneras que no dejan de ser útiles en el repertorio del liberal interconectado. Por eso, (y porque el Sr. Tango así lo sugirió) nos pareció prudente hacer algunas recomendaciones para swinguear en los tiempos de las TIC.

Arte erótico con Pantone
Nick Smith


1.- Utiliza las apps de Swingee y de SDC


Todavía no son la maravilla que podrían ser, pero complementan bien el servicio de sus sitios de escritorio. Como tienen, además, servicios de geolocalización, bien pueden ser usadas para encontrar compañeritos de juego en las cercanías.

2.- Abre una cuenta Gmail para estas lides.


Es increíble la cantidad de correos que recibimos con preguntas que provienen de cuentas empresariales. No es sabio usar tu mail de la oficina para ligar, eso es un principio de sentido común básico. Más allá de ello, usar Gmail es útil porque integra todos los servicios de Google, lo cual te facilita tener una identidad online completamente distinta. Por ejemplo, ¿sabías que desde tu navegador puedes tener una sesión completamente distinta para tí y otra para tu yo SW? Eso agrega la ventaja, por supuesto de mantener tu historial travieso fuera del alcance de las sesiones Chrome que abres para enseñarle a tu suegra cómo funciona Facebook. Por supuesto, una alternativa es abrir sesiones de incógnito o privadas, pero, si en tus exploraciones sw online, buscas participar más, es mejor idea contar con un ecosistema completo que refuerce tu segunda personalidad. Además, los celulares te permiten brincar sin problema de una cuenta a otra, así que incluso tus fotos, conversaciones de Hangouts o tu localización pueden estar almacenadas en nubes diferentes. Con una cuenta de Gmail dedicada exclusivamente al ambiente, podrías sin temor, por ejemplo: comentar en este blog, suscribirte al canal de Youtube de Mariana y mantener sesiones independientes de tus cuentas de Twitter y de Facebook. Incluso, te protege de que la publicidad del club swinger que buscaste ayer, te aparezca mientras estás dando un curso de capacitación en el trabajo.

Hay un tutorial al respecto, aquí: https://youtu.be/JpahrZtOBbU


3.- Utiliza grupos de Whatsapp.


En la antigüedad,los swingers teníamos un protocolo más o menos estándar respecto a las comunicaciones: Los señores hablaban con los señores, y las señoras con las señoras. Así, se minimizaba el riesgo de malos entendidos. Siendo francos, aunque era un método emocionalmente más seguro, es bastante aburrido. Como swinguear es una cosa que se hace entre cuatro… o más, es congruente pensar en que los planes, las ideas kinky, y los coqueteos previos y posteriores se hagan entre cuatro… o más. Afortunadamente las TIC contemporáneas facilitan la transparencia en las comunicaciones eróticas. Incluyendo a todos los involucrados, es todo más divertido sin el riesgo de que nadie tema que los demás hablan se hablan en lo oscurito.
Cuidado: Las nuevas políticas de Whatsapp permiten a la aplicación compartir datos con Facebook. “para hacerte llegar anuncios más relevantes” Es posible desactivar esto desde las configuraciones.

La Guía Swinger publicó un artículo al respecto que vale la pena revisar:



4.- Utiliza Twitter, pero con reservas.

La comunidad swinger que ahora revolotea por esta red social ha crecido exponencialmente. Ya son muchísimas las cuentas de parejas que utilizan el relativo anonimato para mostrar fotos, hacer contactos, y en menor medida, conocer a otros adultos interesados en actividades para mentes abiertas. Además, la exhibición pública puede tener mucho de excitante. Vale la pena, de todas formas ser cautelosos en este sentido. En Twitter no sabes nunca quién está del otro lado de ese atractivo perfil. Hay que estar consciente de que una vez que una foto se ha subido aquí , el usuario pierde por completo el control de ésta y nunca se sabe dónde terminará. No compartan nada que pueda comprometer los.  Es muy bueno utilizar la popularidad de esta red social para construir reputación y para mantenerse en contacto con personas a las que ya conocen, pero salir con desconocidos es un riesgo muy alto.

Te recomendamos leer:
Share on Google Plus

About Diego (siempre con su Mariana)

Diego y Mariana se conocieron hace un suspiro de dos décadas. Se quedaron juntos y aprendieron, a la buena y a la mala, las mil maneras de construir una relación. Pronto se dieron cuenta de que el sexo era el más emocionante laberinto y decidieron navegar sus rincones en pareja. Empezaron a escribir lo que les sucedía, sólo porque parecía lógico. Se sentía divertido y así descubrieron que la participación de los demás ayudaba a que las sensaciones estallaran con mejor algarabía. Les gusta jugar con otros. Les gusta follar con otros y les gusta que otros vengan a visitar su Jardín, lo exploren y se vuelvan, al leerlo, compañeros de aventuras.

Aleatorias del pasado