Vibrador hitachi magic wand en orgía swinger, relatos

Crónicas de nuestra vida swinger-

    Hacía mucho que la Cofradía no se reunía y a todos nos urgía una de esas noches legendarias en las que el Palacio de los Medici se pone de manteles largos (sábanas largas) para contrarrestar el frío del exterior con el calor del doméstico playroom. Todo es grato para nosotros en esos encuentros. El amplio departamento parece haber sido construido específicamente para nuestros nada beatos fines y si no fue así, igual los Medici se las ingenian para convertirlo en el mejor club disponible para ese fin de semana. En estas fiestas solo hay amigos, y amigos de amigos que, por pacto de la desnudez se convierten inmediatamente en nuestros amigos. Tal fue el caso de una pareja silenciosa y guapetona, y de un unicornio sensual  a quienes, parece, no le costó mucho integrarse a nuestras ya muy repasados mecanismos de erótica colectiva.

   Mariana y yo, además, habiendo sido muy diligentes en eso de ligar durante este año, ofrecimos a los constantes cófrades a tres parejas nuevas de muy alto valor alimenticio, si el lector sabe a qué me refiero. ¿Podrían ser candidatos a miembros estables de la Cofradía? Claro que podrían. Claro que pueden, claro que la pasaron bien igual que todos los demás. Pero este relato no se trata de eso sino de cómo cada quien, en un grupo cualquiera, se hace con algún sello distintivo, algún (llamémoslo así) súperpoder.  Aparentemente, sí yo fuera un superhéroe, me tendría que llamar Vibrator (Prefiero si el lector ocupa la fonética castellana y evita pronunciar mi apelativo, en inglés, ya que le quita lo rotundo y energético). Al menos, ese parece ser el consenso entre mis amigos, quienes han determinado que mi aportación a nuestro corro es la de manipular con algún oficio el célebre Hitachi de Mariana. Afortunadamente, ya tiene dos, porque si no, la dejábamos sin su complemento favorito de juegos bacanales.

    Concluí que mi rol social, consiste en producir orgasmos seriados mediante el uso de tal tecnología porque, en el transcurso de la noche al menos ochenta por ciento  de las asistentes demandaron de mí la aplicación del Tratamiento Magic Wand. Tal será mi raison d'etre y la asumiré con devoción y disciplina. La primera misión que me fue encomendada esa noche fue una de las chicas nuevas, una mujer alta y de linda figura quien, según escuché, tenía muy poco kilometraje en el ambiente. La asamblea consideró que una estrategia eficaz para introducir a la inocente novicia a los rituales de la Cofradía, era pedirle que se tendiera sobre la espalda, abriera las piernas y dejara a Diego la operación. Ni ella ni el marido pusieron resistencia. Él se puso detrás de ella para acariciar sus senos y besarle el cuello entre tanto.

    La dispuesta clienta pudo haber escuchado diez veces, de cinco voces diferentes la frase "Tú tranquila y sólo relájate". Después de eso, me sigue pareciendo un misterio cómo logró mantenerse relajada. Pero lo hizo, y lo hizo muy bien. Tuvimos una sesión larguísima de orgasmos que parecían apilarse uno sobre otro. En su prodigiosa anatomía, el juguete logró hacer magias que yo, hace años, no veía. Entre las complexiones femeninas que fueron virtuosamente diseñadas para estimular el ego de quien las procura, ésta, tiene un lugar de honor. Cuando terminamos, temí que ella no pudiera mantenerse en pie y que la fiesta hubiera ya terminado. Mis temores lo único que confirmaron fue mi espíritu hiperbólico. Ella no quedó impedida para caminar, y a nuestra orgía le quedaban aún muchas horas.
Después de todo, el truquito ese de masturbar mujeres es un viejo conocido entre las viejas conocidas del palacio Medici.

      A partir de ese momento, ni siquiera cambié mi ubicación. Me armé con toallas desinfectantes y condones para esperar que, una a una, las mujeres pasaran por mi puesto de mercado. Dudaba poder mantener encendida la llama de las clientas más experimentadas. Después de todo, el truquito ese de masturbar mujeres es un viejo conocido entre las viejas conocidas del palacio Medici. Afortunadamente, los Condes, siempre tan viajeros y siempre tan pendientes a nuestra educación sexual, nos proveyeron, hace poco, de un adminiculo parecido al Hitachi, considerablemente más pequeño y groseramente más potente.  Se llama Fairy Black Exceed y es un verdadero delincuente. Gracias a éste. Todos y todas, fuimos felices; no es que el famoso japonés le quede chico a nadie, pero la novedad es siembre bienvenida.

     Al terminar el día. Levanté mi puesto y fui a la mesa a comer algo. La mesa estaba pletórica de viandas y de orgiantes con síndrome de monchis. Mi mano temblaba todavía.

      
Share on Google Plus

About Diego (siempre con su Mariana)

Diego y Mariana se conocieron hace un suspiro de dos décadas. Se quedaron juntos y aprendieron, a la buena y a la mala, las mil maneras de construir una relación. Pronto se dieron cuenta de que el sexo era el más emocionante laberinto y decidieron navegar sus rincones en pareja. Empezaron a escribir lo que les sucedía, sólo porque parecía lógico. Se sentía divertido y así descubrieron que la participación de los demás ayudaba a que las sensaciones estallaran con mejor algarabía. Les gusta jugar con otros. Les gusta follar con otros y les gusta que otros vengan a visitar su Jardín, lo exploren y se vuelvan, al leerlo, compañeros de aventuras.

Aleatorias del pasado